¡Planea tu próxima aventura!
Envía tu solicitud a los expertos para organizar tu viaje soñado a tu medida.

El Templo de Hibis

¡Planea tu próxima aventura!
Envía tu solicitud a los expertos para organizar tu viaje soñado a tu medida.
Suscríbete a nuestro Boletín
Tours Sugeridos

Ubicación:
El templo de Hibis se encuentra a unos 2 kilómetros del oasis de Kharga.

¿Quién lo construyo?
Su construcción inicio durante el periodo de dominación persa, probablemente en la dinastía XXVI en tiempo de Psamético II (595-589 a. C.), pero la mayor parte de su construcción de llevo acabo durante el reinado del rey persa Darío I (522-486 a.C.) y después fue agrandado bajo el reinado de Nectánebo I y II y por Ptolomeo II que añadió dos grandes puertas monumentales.

¿Por qué se construyó?
El templo está dedicado al dios Amon-Re de Hibis y de Osiris. Es el templo más grande y mejor conservado de la zona, fue construido con piedra caliza local. Aunque con el paso de los años sufrió el expolio de los habitantes de la zona, que lo utilizaron como cantera para construcciones posteriores, así como también la degradación producida por la acción de las aguas próximas, el templo merece una visita para apreciar el trabajo de los artesanos de la antigüedad, que decoraron el templo con escenas y relieves mostrando un gran número de divinidades egipcias entre las que destacan principalmente las tríadas de Tebas y de Abidos. A finales de la primera década de siglo pasado fue restaurado y completamente remontado por un equipo del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York.

El templo fue excavado por primera vez de las arenas en 1910 por una misión arqueológica del Museo Metropolitano de Nueva York, bajo la dirección del Herbert Winlock.