Si cerramos los ojos y pensamos en Marruecos, inmediatamente podemos imaginar los coloridos mercados llenos de telas y especias, el sabor del té de menta o el olor de los aceites perfumados. En nuestra mente vemos dunas del desierto, noches estrelladas,preciosas mezquitas.

Situado en el norte de África, Marruecos es una tierra que a lo largo de los siglos ha encantado a los numerosos pueblos que la han habitado como los Fenicios, los Cartagineses, los Romanos, los Vándalos, los Bizantinos y, por último, los Árabes. Incluso hoy en día, las tradiciones y culturas que se han entrelazado en la historia están vivas y hacen que este país sea maravilloso.

Estas tradiciones sobre todo se transmiten en la cocina. Los platos típicos de Marruecos, de hecho, son reconocidos por su sabor picante y de Oriente Medio. Si estás planeando un viaje a Marruecos, no puedes dejar de leer esta guía sobre comida típica marroquí.
¡Que aproveche!

 

 

Cuscús

El cuscús es el plato tradicional marroquí, una comida típica con una historia milenaria que ha conquistado el mundo entero.
Su nombre significa "picado en trocitos" y está hecho de sémola de trigo duro procesada con agua y cocida al vapor. Es un plato único, que puede ir acompañado de verduras, legumbres, carne o pescado.

La receta clásica consiste en un guiso de cordero, verduras, garbanzos y uvas pasas. Se suele cocinar los viernes, día sagrado para los musulmanes, y se come en familia o con amigos.

Aunque en nuestros supermercados encontramos la versión precocinada, lista en cinco minutos, la preparación tradicional lleva mucho más tiempo. Mientras los condimentos se cocinan, el cuscús se cuece al vapor durante un par de horas. Durante este tiempo, hay que desgranar 3-4 veces para evitar que se pegue.

Según la tradición, el cuscús marroquí se come con las manos, haciendo pequeñas bolas que se llevan a la boca con la mano derecha. El plato debe servirse con un té de menta dulce y refrescante.
 

 

Tajines

Entre los diversos platos tradicionales marroquíes que también son populares en el extranjero está el tajín.
Se trata de un plato de carne o pescado guisado que recibe el nombre del plato característico en el que se cocina.

El tajín, hecho de terracota, consta de dos partes: un plato inferior con bordes bajos y una tapa de forma cónica. La tapa está hecha para retener el calor durante el proceso de cocción lenta, haciendo que el plato sea suave y jugoso.

Los tajines más populares son el mqualli con pollo, limón y aceitunas y el mrouzia con cordero, ciruelas y almendras.
Cuando se come en familia, el plato se coloca en el centro de la mesa y los comensales se sientan alrededor sirviéndose con pan.

 

 

Pan Khubz

En cada casa marroquí no puede faltar el khubz, el pan típico que acompaña a todos los platos.
También llamado khobz, kesra o agroum, es un pan bajo y crujiente con un interior blando. Su grosor puede variar de una panadería a otra, pero no suele superar los 2 o 3 centímetros.

Para su preparación se pueden utilizar diferentes harinas según el gusto, mientras que para sazonar se utilizan semillas de anís, semillas de nigella o alcaravea. Incluso hoy en día, muchas familias prefieren hacer el khubz en casa, utilizando pequeños hornos de leña en forma de cúpula. En las zonas urbanas hay incluso hornos públicos en la calle, llamados ferran.

Durante la comida tradicional marroquí, el khubz se utiliza en lugar de los cubiertos, como soporte para comer con las manos. También se suele utilizar para preparar bocadillos con carne asada, huevos cocidos, judías guisadas o sardinas fritas.

 

 

Harira

Su nombre significa "calor" y es un plato importante en la cocina marroquí. La harira es una sopa de legumbres y carne que suele prepararse durante el periodo de Ramadán. De hecho, es el plato con el que tradicionalmente se rompe el ayuno. Las recetas varían de una familia a otra, pero normalmente los ingredientes incluyen dados de cordero, pollo o ternera, legumbres como lentejas y garbanzos, tomate y especias.
La sopa se cubre con tadwira, una salsa de harina que hace el plato más cremoso. La harira se sirve con dátiles, higos, huevos duros y dulces de miel.
 

 

 

Maakouda


Los maakouda son deliciosos tortitas buñuelos de patata, uno de los platos típicos de la cocina marroquí que se preparan sobre todo durante el periodo del Ramadán. Los ingredientes son pocos y sencillos, pero el sabor de boca es único.

Para preparar el maakouda, basta con hervir las patatas y, una vez blandas, aplastarlas con un tenedor. Al puré resultante se le añade comino, sal, pimentón dulce, pimienta, ajo, perejil y una yema de huevo. Ahora se forman las albóndigas y luego se aplastan para formar buñuelos, que se pasan primero por la clara de huevo y luego por el pan rallado. Por último, sumérjalos en aceite hirviendo. Delicioso tanto en frío como en caliente.

 

 


Bissara

Esta receta tradicional es un verdadero comfort food marroquí. Es una sopa de habas, fácil y también perfecta para los que prefieren la cocina vegana.Suele prepararse en los meses de invierno utilizando habas secas, pero su sabor es único y sabroso incluso si se utilizan habas frescas.

Después de dejar las habas secas en remojo durante al menos dos horas, hiérvelas en una olla durante unos 40 minutos. Añadir el ajo, la sal, el pimentón dulce, el comino y la guindilla y batir para conseguir una sopa cremosa. Sírvelo con un chorrito de aceite y picatostes de pan, ¡te vas a chupar los dedos!

 

 

Kefta

Con salsa, cocinados en tajín, a la parrilla o ensartados en largas brochetas, los kefta son uno de los platos tradicionales de la cocina marroquí.

¿Pero qué son? El término kefta significa albóndiga y hay muchas recetas para disfrutarlas. El kefta se prepara con carne picada de cordero, pero también hay quien prefiere utilizar carne de vacuno o hacer una mezcla de ambos tipos de carne picada. Lo principal son las especias; la mezcla se aromatiza con pimentón, comino, ajo, menta, perejil, canela y nuez moscada.

Lo mejor es que se pueden comer sentados, acompañados de verduras y bañados en salsa de yogur, o metidos en un sándwich al más puro estilo street food.

 

 

Pastilla de Marruecos

La pastilla es un plato básico de la gastronomía marroquí, cuyo origen se remonta a la España islámica. Según la tradición, tras la toma de Granada, los musulmanes que huyeron al Magreb trajeron consigo antiguas recetas culinarias. El término, de hecho, deriva del español "pasta".

Servida habitualmente como entrada, la pastilla es un flan relleno de carne de pichón pero, dada la dificultad para encontrar esta carne, es más fácil encontrarla con pollo. Sin embargo, también hay variaciones con pescado o despojos de diversos animales. La pastilla se prepara alternando capas de hojaldre, salsa y carne, hasta que la última capa se espolvorea con azúcar en polvo, canela y almendras molidas.
 

 

Si quieres viajar a Marruecos para comprobar estos platos y tener una experiencia auténtica, Memphis Tours ofrece muchos tours incluidos a Marruecos para tener la mejor experiencia posible.
 

Tours relacionados